Camargo

Al borde del colapso personal de salud y hospitales, pide Salud mayor responsabilidad y evitar reuniones


CHIHUAHUA.- El secretario de Salud, Eduardo Fernández Herrera, pidió a los chihuahuenses ser más responsables ante la pandemia, ya que el ejercicio de las libertades individuales de unos, puede llevar al contagio y la muerte de otros.

El pasado viernes, el gobernador Javier Corral había adelantado que Chihuahua en su totalidad regresa al color naranja.

“La decisión del gobernador, que evidentemente fue apoyada por un servidor como representante del Sector Salud y por el Consejo Estatal de Salud, no fue fácil, es una decisión que sabemos afecta no solo a la actividad económica del estado, toda vez que este término no es solo una frase o un número estadístico”, expresó.

Dijo que detrás de esa situación, están miles de personas que no podrán ejercer su actividad diaria que les da sustento a ellos y a sus familias, “provocando con esto innumerables problemas, sociales, económicos y por qué no decirlo también de salud, de otro tipo de afecciones no relacionadas en forma directa con la propia pandemia”.

Fernández consideró la importancia de repetir lo que se ha venido diciendo consistentemente y por todos los medios posibles: “el regreso a naranja en sí mismo no corregirá la situación, el ir a rojo o regresar a amarillo tampoco, el semáforo solo regula la actividad de los negocios, pero no puede regular el comportamiento de nosotros como seres individuales y libres”.

Mencionó que alrededor del 70% de la población es asintomática o presenta síntomas tan leves que puede inclusive no percatarse de que ha sido contagiado.

Sin embargo, agregó, aunque no presente síntomas, esas personas son capaces de contagiar a un número ilimitado de personas en un periodo de al menos 14 a 20 días.

Entre las personas que un individuo hipotético contacte, habrá personas que si sientan síntomas que pueden ser muy dolorosos y habrá personas también mayores de 65 años y algunos de estos con comorbilidades, las cuales seguramente terminarán en un hospital y si tienen estas comorbilidades tendrán también una alta probabilidad de morir.

Entonces cuestionó: “Hasta dónde tengo el derecho de hacer una fiesta, una boda, una carrera de caballos, una fiesta patronal o cualquier otra actividad que provoque concentración de gente? ¿Hasta dónde tengo el derecho de no usar cubre bocas porque no creo que me pase nada?”

“El ser omisos –añadió-, pone en riesgo a nuestros propios familiares que no son inmunes a la enfermedad, el ser omisos afecta a la actividad económica del estado y con esto el equilibrio financiero y emocional de miles de familias, el ser omiso satura nuestros hospitales, tiene al borde del colapso físico y mental a nuestros héroes de la salud, y tiene al borde de su capacidad al sistema de salud mismo”.

Luego, enumeró una lista de medidas sanitarias para que se utilicen siempre y en todo momento, como lo es el uso del cubrebocas, respetar la sana distancia, lavarse las manos frecuentemente y sin tocar con ellas ojos, nariz ni boca.

Dijo que todo esto se ha repetido hasta el cansancio pero ahora se debe ir más lejos:

  • No realizar actividades en grupo,
  • Resguardarse en casa
  • No salir a la calle si no es estrictamente indispensable
  • Cuidar a la población vulnerable sobre todo adultos mayores

Fernández agregó que el Sector Salud, en todas sus instancias federal y estatal, seguirá haciendo el mejor esfuerzo.

“No bajaremos los brazos por atenderlos de la mejor manera, pero sin su ayuda no podemos, nuestro deseo de ayudarlos no disminuirá pero nuestra capacidad física, de equipamiento, de medicamentos, de camas es limitada, la capacidad del virus de propagarse no lo es”, agregó.