lunes, enero 20



.

Christopher, la historia de un niño de Camargo que solo quiere felicidad para los más pobres


CAMARGO.-Christopher Reyes Beltrán pareciera un niño normal de Camargo. A sus siete años es alumno del segundo grado en la escuela primaria “Ignacia Rodríguez Lozoya” en la colonia INFONAVIT Cuatro Milpas. La diferencia la marca un enorme corazón que no le cabe en el pecho y que, por muchos momentos de su corta vida, ha dejado mudos a sus jóvenes padres Néstor y Paloma.

La última gran idea del pequeño Christopher surge cuando sus padres le preguntan qué quiere que le traiga santo clos esta navidad. La respuesta fue contundente: “nada para mí; solo quiero felicidad para los niños de la calle; para los muy pobres”.

En base a lo anterior, la tarde de hoy sábado, en el rancho del agricultor local Octavio Aguilar Camargo, la familia organizó una posada para 50 niños tarahumaras. Christopher les llevó dos inflables, al payaso “Ventanita”, pizas, dulces, pastel, refresco y regalos para todos.

“Así es mi hijo. Se ha quedado descalzo en la calle cuando al ver a un niño sin zapatos se quita los suyos y se los da. Junta dinero y lo dona igualmente. Es natural en él. Creemos, una bendición de Dios”, señalan sus padres Néstor Reyes y Paloma Beltrán. Alrededor de la cadena de buena voluntad del pequeño Christopher, sus abuelos y tíos en colaboración total.


La tarde de hoy, Impacto & Tv fue invitado a la fiesta. De pocas palabras, el anfitrión solo dijo: “quiero ver felices a los niños pobres; yo tengo muchos juguetes; no necesito nada”. Así la postal prenavideña en Camargo.