.

«Nunca permitan que sus niños pequeños sean operados de los huesos»: presidenta de fundación XIOMARA

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

CAMARGO.-Con un grito de alerta en el sentido de no permitir por ningún motivo que niños sean intervenidos quirúrgicamente de cualquier situación con sus huesos, la presidenta y fundadora de “XIOMARA”, organización que opera a nivel nacional desde hace casi 20 años en coordinación con el sistema de hospitales Shriners de los Estados Unidos, considerados como los mejores del mundo en ortopedia pediátrica, comparte en Camargo un mundo de posibilidades.

“Hoy en día y gracias a este sistema de 23 hospitales Shriners, de los cuales solo uno opera en México, el resto en Estados Unidos, niños y niñas afectados de displasias de cadera, escoliosis o columna curva, secuelas de quemaduras, píe deforme, acortamiento de piernas o quienes nacieron sin brazos, manos o piernas tienen la oportunidad de ser atendidos por los mejores médicos del mundo en las mejores instalaciones”, asegura la señora Lorena Santillana de Pérez.

La madre de XIOMARA, cuyo nombre lleva la fundación, recuerda haber gastado más de un millón de pesos en corregir una negligencia médica cuando su hija fue irresponsablemente operada de las dos áreas de cadera a la edad de año y medio. Fue en ese tiempo que pudo encontrarse con el sistema Shriners que sin costo alguno trataron a su hija misma que en la actualidad es profesionista y perfecta situación física.

La camarguense Margarita Ávila Estrada avaló lo dicho compartiendo la historia de su hijo que fue intervenido, como más de 30 niños de esta región desde el 2007 que comenzó la coordinación XIOMARA-Sociedad Mutualista Benito Juárez y a la fecha, con 19 años, estudiante de ingeniería en mecatrónica en UTCAM, apenas recuerda que nació con la malformación denominada píe equinovaro.

Sumando a la presidenta del DIF Rosa Isela Holguín y refrendando el compromiso de coordinación con la sociedad mutualista Benito Juárez, la presidenta de la fundación XIOMARA comparte el número telefónico 614 100 6231 a cualquier familia que enfrente algún caso con un niños afectado por algún padecimiento de huesos o secuela de quemadura.


Compartir: