martes, marzo 31


.

Puntos clave para entender el juicio político contra Donald Trump


El día de ayer, inició el proceso de impeachment, conocido en español como “juicio político” contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Pero, ¿qué significa esto?  

 

Un juicio político es un proceso propio de sistemas presidencialistas, forma parte del aparato de contrapesos estadounidense, el cual fue creado para evitar que cualquiera de los poderes abusara de sus facultades y prerrogativas, colocando el impeachment en el artículo I de la constitución.

 

Cabe resaltar que existe un elemento fundamental. Si bien la Cámara de Representantes es la única que puede iniciar el procedimiento, el proceso y destino del mismo es llevado por el Senado, el cual es de mayoría republicana con 53 senadores. Para que la destitución se lleve a cabo, es necesario el apoyo de por lo menos dos tercios de la cámara, es decir 67 de los 100 que ocupan el cargo actualmente.

 

Teniendo en cuenta esto, hay que sacar a flote la pregunta: ¿de qué se acusa a Donald Trump?

 

El presidente Trump ha sido acusado por condicionar a Ucrania a encontrar información que sea perjudicial para sus contrincantes demócratas en el camino hacia las elecciones de este año, especialmente en contra de Joe Biden, y su hijo Hunter. Cabe destacar que cuando Biden fue vicepresidente en las administraciones de Barack Obama, su hijo Hunter trabajó para una empresa ucraniana.

 

Como herramienta de presión, Trump fue acusado de haber “utilizado” dos cosas como herramientas de cambio con Ucrania. La primera, la retención de 400 millones de dólares destinados a apoyo militar, los cuales ya habían sido aprobados por el Congreso estadounidense. La segunda, una visita del mandatario ucraniano a la Casa Blanca.

 

Según los demócratas, la falta está en el uso de la presidencia para la obtención de información para beneficio personal poniendo en detrimento la seguridad nacional, así como el condicionamiento del presupuesto destinado a Ucrania en apoyo militar, el cual estaba siendo usado para afrontar su conflicto con Rusia.

 

Los demócratas han basado y sustentado todo el proceso en contra de Trump en la declaración anónima de un funcionario de inteligencia por medio de una carta, en la cual expresa su preocupación por la llamada telefónica que sostuvieron el presidente de Estados Unidos y su contraparte ucraniano, Volodymyr Zelensky, el pasado 25 de julio.

 

Del mismo modo, el embajador estadounidense en Ucrania, Bill Taylor, declaró ante la Comisión de investigación del Congreso, que Trump había dejado claro que la ayuda a los ucranianos estaba condicionada a que Biden fuera investigado, lo cual fue negado por la Casa Blanca.

 

Por otra parte Trump ha catalogado el inicio de este proceso como una “caza de brujas”, negando el haber utilizado la ayuda militar de su país como método de presión, el presidente declaró “es todo muy simple. Están intentando detenerme porque estoy luchando por ustedes”.

 

Es probable que el juicio dure semanas, no se sabe a ciencia cierta cuanto exactamente, pero en el caso de que Trump fuera destituido, la Ley de Sucesión Presidencial de 1947, la cual establece la línea de sucesión en Estados Unidos, estipula que el vicepresidente, Mike Pence, ocuparía el cargo de presidente el resto de la administración.

 

Cabe destacar que los únicos presidentes estadounidenses que se han enfrentado a este tipo de juicios en la historia, han sido los demócratas, Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1999.