martes, febrero 18



.

QUARTUS…De infiltrados y oportunistas en la guerra por el agua


LA GUERRA POR EL AGUA EN SU ETAPA MÁS CRÍTICA.-La tarde de miércoles, la jornada de protesta en la Boquilla cerró abruptamente. Para la mayoría pudo haber sido un momento sin importancia en el que personas imprudentes bebían alcohol en medio de la manifestación cosa que un jefe militar observó de manera dura. Lo cierto es que se trataba de seis personas jóvenes, poco conocidos en la región, de hecho, solo se medio identifican a dos, los que portaban botes de cerveza dentro del despliegue de protesta realizado por los agricultores. En estas circunstancias de alta tensión social, cualquier mal pensado pudiera decir que se trató de una escena armada. De no ser así, hacemos votos porque no, se debe tener más cuidado. En momentos como el que la región vive “los esquiroles” son una fauna infaltable lo mismo para apagar que para encender. Ambos bandos lo saben muy bien.

 

LA PROTESTA Y LA PASARELA.-Al igual que los esquiroles, mercenarios, porros, paleros o cualquiera que sea su denominación, este tipo de movimientos sociales son grandemente atractivos para otra fauna. Se trata de los que únicamente ven una pasarela. Futuros alcaldes, diputados, gobernadores, en general, soñadores por doquier hacen presencia o mandan personeros. Estos no son tan peligrosos como los anteriores, sin embargo, se ha visto en movimientos recientes cómo personalidades en busca de pasarela y seguidores han llegado a reventar y hasta apropiarse de despliegues completos. Queda claro que el movimiento de defensa del agua vive momento muy crítico. Los líderes deben evaluar mil factores para mantener una tendencia que, de cometerse un solo error, podría cambiar radicalmente.

 

QUÉ LE FALTA EL MOVIMIENTO:

1.-La presencia física del Gobernador Javier Corral o por lo menos una fecha para un encuentro.

2.-La presencia del súper delegado estatal Juan Carlos Loera de la Rosa.

3.-Presencia del nuevo delegado de la Comisión Nacional del agua y sus ejecutivos.

4.-El retiro de las fuerzas armadas que tensan demasiado el entorno.

5.-Por lo menos un vocero del gobierno federal que equilibre la carga informativa.