sábado, agosto 24




.

QUARTUS…»El día del estudiante…la gran tragedia»

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

ESTUDIANTES…REPROBADOS. -Tal vez no sea el mejor día para decirlo, pero un 10% de reprobación sostenido en el nivel medio superior de Camargo pareciera demasiado. Una vez reprobado, el alumno en este nivel ya no lucha y se va. La única esperanza al momento son las becas “Benito Juárez” que comenzó a otorgar el Gobierno Federal. La situación económica de las familias, según trasciende, es la causa principal de la deserción en las escuelas. Pareciera no existir cabal conciencia que tirar la toalla a este nivel provocará, lo más seguro, reforzar el círculo de pobreza.

 

LAS REDES SOCIALES…EL GRAN DISTRACTOR. -Para quienes encabezan en la actualidad los niveles medios del sistema educativo, son en alto grado las redes sociales las que han afectado el aprovechamiento. En lo que representa una verdadera tragedia, el nicho de información más importante de la historia de la humanidad, representa para la mayoría de los jóvenes un distractor que al final los margina de toda posibilidad de alcanzar mejores niveles de vida. Es decir, la herramienta que pudiera catapultar a cualquiera hasta el infinito termina siendo el freno que inhibe y paraliza a la mayoría de los jóvenes.

 

EL CAMBIO SIGUE PENDIENTE EN LA EDUCACIÓN. -Sumidos en reformar a la reforma educativa; rehenes de los intereses más sórdidos y corruptos dentro del sistema magisterial. Atados en lo general a la tiranía de las ideas, las regiones, los Estados y el País siguen enfocados en la parte laboral del sistema educativo. El estudiante vale poco, casi nada en este esquema donde lo más importante es pensar en los dividendos que deja a unos cuantos el grandioso aparato. Días atrás quedó instituido oficialmente que en la primaria no reprueba nadie. La mala noticia es que desde hace muchos años nadie, en los niveles básicos y medio superior, podría reprobar si solo se hace el “enorme esfuerzo” de acudir a clases y solventar lo mínimo indispensable. El esquema sería tanto como solo ponerles el nombre a los viejos exámenes de antaño. Con eso sería suficiente.

 

EL RESULTADO. -El triste, más bien trágico resultado al momento: estudiantes a los que les resulta más difícil reprobar que continuar. El último recurso: pagarles para que no dejen de ponerle el nombre al examen. El producto: zombies saliendo al terreno laboral directito, no me queda la menor duda, a las líneas de la esclavitud. FELIZ DÍA DEL ESTUDIANTE


Compartir: