domingo, mayo 24



.

QUARTUS…Lo estamos haciendo bien pero falta lo más difícil; TERMINAR MEJOR


CAMARGO UN CASO, LA REGIÓN CERO. -Luego de semanas de seguir la estadística oficial del COVID 19, los ataques y cuestionamientos, la mayoría empapados de veneno político, lo único que puedo evaluar con certeza es lo que ocurre en la micro región de Camargo donde solo se ha registrado un caso, así como San Francisco de Conchos y La Cruz donde el virus afortunadamente no ha llegado y si llegó, no ha cobrado víctimas. Si bien ponderar el evidente buen trabajo que ha realizado el colectivo regional no es material periodístico ya que lo único que se toma en cuenta es la crítica ácida, la denostación y la opinión sesgada, es bueno entender que está valiendo la pena el esfuerzo y el dolor de permitir que la lumbre llegue a los aparejos en materia económica entendiendo que la salud y la vida son primero. Como nunca, desde que inició la epidemia de la violencia en el 2007 a México, el respeto a la vida es un tema que se coloca en su justa dimensión.

 

COLECTIVO REGIONAL. -Cuando hablo de colectivo regional incluyo todo; desde la responsabilidad individual de mantenerse en casa hasta la más grande aportación de algún nivel de gobierno, institución o empresario. Con sus lentitudes, fobias, filias y hasta momentos de irresponsabilidad lo mismo de un sector de la sociedad que se niega al encierro y abarrota cualquier espacio en los alrededores, hasta los desesperados por la falta de su dosis diaria de aplausos, que convocan sin recordar la importancia de la sana distancia. Por fortuna, al momento, lo mejor arrasa con lo peor. El esfuerzo ya registra recompensa; meses de terror en el mundo, para Camargo y su región, todo se reduce a una sola baja. Lo hicimos con la epidemia de la violencia y lo estamos haciendo de nuevo ahora, con la pandemia del COVID 19. De continuar así, otro premio será que podamos retornar a la normalidad más rápido que muchas otras regiones en el país.

 

EL RETO.-El gran desafío para esta micro región del planeta es que continuemos unidos y mayoritariamente sintonizados con la necesidad de creer que la pandemia es real y que requiere de mantener la guardia alta. Que jamás olvidemos en el privilegiado lugar que vivimos. Que el enclaustramiento refuerce la idea que el retorno a la batalla nos exigirá ser mejores camarguenses, crucenses y san quinteños. Que el creador, además de darnos el milagro de la vida, nos confió un entorno maravilloso que tenemos que preservar y en adelante, continuar disfrutando con mucho mayor compromiso. Ya se observa luz al final del túnel.  Darle cerrojazo a la pandemia será más complicado, pero no para nosotros…lo que falta es que nos lo creamos más.