Naciones

A un año del Culiacanazo, herida abierta


MÉXICO.- Este sábado se cumple un año del operativo de seguridad que puso de cabeza al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

El suceso paralizó por completo a la ciudad de Culiacán y para muchos analistas es considerado como el evento criminal más impactante del estado; los habitantes de una de las ciudades más golpeadas por la inseguridad podrían no estar de acuerdo con dicha afirmación.

“Ese día pensamos que se iba a venir la guerra, conocimos todo el armamento que podían tener los grupos criminales”, señaló Anajilda Moncada, doctora en Ciencias Sociales.

Dicho operativo buscaba detener a Ovidio Guzmán, hijo del Chapo, aunque según lo dejaron ver testimonios y evidencias que se disperzaron por redes sociales el poder con el que cuentan elementos del Cartel de Sinaloa.

Para investigadores como Oswaldo Zavala, dicho operativo demuestra una vez más que, y según lo pueden constatar la serie de arrestos y denuncias que pesan sobre Guardia Nacional y ejército, la retórica de crimen organizado contra estado no responden a la problemática actual.

Luego del operativo fallido de captura de Guzmán cayó sobre toda la ciudad el peso de la violencia con retenes, bloqueos, ejecuciones, quema de vehículos y ciudadanos amedrentados y la liberación de reos para aumentar la sicosis.

A esto le siguieron una serie de declaraciones cruzadas entre altos mandos a nivel federal que aseguraban la detención y luego la desmentían.

El hecho trajo a la esfera pública una serie de debate como resultado de dicho operativo fallido: desde la pertinencia de difundir imágenes del terror que se vivió en Culiacán y miemrbos de oposición que compartieron videos e imágenes de otros hechos sangrientos haciéndolos pasar como parte de lo vivido.