Naciones

Por saturación, arma un hospital en casa para tratar a su mamá de COVID


BRASIL.- Ante el aumento de casos de COVID-19 en la ciudad de Manaos, al norte de Brasil, el médico Marcos Fonseca Barbosa, desesperado e impotente decidió armar un hospital en su casa para tratar a su mamá, quien se encuentra gravemente enferma por el nuevo coronavirus.

Lo anterior debido a la espera para hospitalizarla, ya que era inalcanzable.

“Tuve miedo de que muriera en mis brazos”, confesó Fonseca.

La semana pasada, el médico de emergencia de 36 años intentó ingresar a su madre en la Unidad de Cuidados Intensivos; sin embargo, el hospital se dijo saturado por la constante internación de nuevos pacientes, en una ciudad donde el número de contagios de COVID-19 aumentó exponencialmente a inicios de año.

Marcos relató a la AFP que su madre, Ruth, de 56 años, estaba con fiebre “pasándola mal. Se presentó como médico pero no los dejaron entrar, luego de cuatro horas esperando en una silla.

“No puedo culpar a mis colegas, porque estamos en una zona de guerra”, reconoció el médico.

Cuando Fonseca se dio cuneta de que su madre podía fallecer por falta de cama en la UCI, tomó las riendas de la situación: “nunca me habría imaginado una situación así, ni en mis peores pesadillas”.

“Era desesperante, tuve miedo de que mi madre muriera en mis brazos en una silla de plástico. En un impulso la tomé del brazo, la puse en el auto y volví a casa”, relató.

Pidió ayuda a sus colegas y de esta manera consiguió un tanque de oxígeno y un ventilador mecánico no invasivo, que instaló en torno a una cama de hospital improvisado en su propio cuarto.

“La mantuve viva con un aparato de nebulización y un catéter nasal para facilitar su respiración”, explicó.