lunes, junio 17


.

El Tsunami en los filtros…La Crónica

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

SAN FRANCISCO DE CONCHOS.-Todo ocurrió en menos de 30 minutos. Primero las aguas cristalinas del concurrido balneario San Juan  comenzaron a enturbiarse, alguien destacó sobre un fuerte y extraño ruido; en pocos minutos la corriente comenzó a aumentar, en secuencia el enorme caudal ya estaba entre nosotros, señalan bañistas que se encontraban en el lugar.


Juan Francisco “El Jonny” Fernández, propietario del balneario dijo que al ver lo que ocurría de inmediato pidió a los bañistas que abandonaran las albercas. El proceso fue tardado. Nadie sabía que este remanso de paz, con aguas transparentes de nacimiento que corren con toda calma en forma de hermoso e inofensivo riachuelo, se pudiera convertir en un salvaje caudal que tragaba todo a su paso.

“Estamos en un cuello de botellas del arroyo. Es por esto que aquí el corriente aumenta y se observa más impresionante. Gracias a Dios nadie resultó lastimado. El mayor problema lo tuvimos con una joven que fue sorprendida a bordo de su camioneta y entró en shock nervioso. Al final, su unidad fue ligeramente arrastrada pero no pasó a mayores”, refirió el conocido propietario del balneario de Los Filtros.

El los filtros el Trébol de la señora Ethel González solo una alberca azolvada y un cerco semi derribado. Con El Jonny Fernández en San Juan una buena cantidad de mobiliario (sillas y mesas) arrastradas y destrozadas, así como un par de diques que requirieron reparación. En Las Cucharas solo limpieza de ramas, piedras y trocos acumulados, lo mismo en los Cantiles. El total de los espacios están listos para recibir a de nuevo a los visitantes.

El fenómeno es de todos conocido en la región. El último se registró el 2008. El del sábado fue el primero transmitido en vivo y en directo a través de las redes sociales. La experiencia deja claro que se requiere de la intervención de protección civil del Estado para diseñar y promover un protocolo tipo alerta sonora, que permita una evacuación rápida de las albercas. A decir verdad, el no haber resultado ninguna persona lesionada es producto de una verdadero milagro.


Compartir: