martes, febrero 18



.

San Valentín: Por esta razón es patrono de los enamorados


San Valentín de Roma fue un médico romano, quien se hizo sacerdote y dio el matrimonio a soldados pese a que ley de sus tiempos les prohibía casarse. Fue ejecutado el 14 de febrero y por ello se convirtió en su festividad.

El santo Valentín tiene su día en el Santoral el 14 de febrero, puesto que murió en esa fecha en el año 273. La costumbre dicta que los días para celebrar a los Santos sean el de su fallecimiento.

Nació en 226 en Terni (Italia), se convirtió en médico pero vio que su vocación era el sacerdocio.

Fue conocido por casar en secreto a los soldados, a pesar de que el emperador Claudio II les prohibió contraer matrimonio porque creía que el ser guerreros no era compatible con tener una familia.

Al descubrir lo que ocurría, el emperador ordenó ejecutarlo, ya que profesaba el Cristianismo y en aquel entonces existía la persecución del Imperio Romano contra la Santa Iglesia Católica de Cristo.

El 14 de febrero del 273 lo ejecutaron por no querer renunciar al Cristianismo y haber casado soldados en secreto.

La Iglesia lo nombró mártir, declarado por el papa de aquel entonces Gelasio I, por morir defendiendo la fe y el Sacramento del Matrimonio, y le dio el 14 de febrero como día del Santoral.

Algunas leyendas antiguas señalan que el 14 de febrero también es la fecha en la que los pájaros -animales monógamos en naturaleza como el humano- forman sus parejas.

Las reliquias de San Valentín descansan en una iglesia de Madrid (España) en la calle Hortaleza.

Como Santo realizó milagros antes de morir. Uno de los más conocidos es que le devolvió la vista a la hija del gobernador Asterius, quien tenía la orden del emperador de aprehender a San Valentín, pero él y su esposa se convirtieron, pidieron el Bautismo y recibir el Catecismo tras presenciar el milagro.

El martirio de San Valentín ocurrió pocos días antes.

Este 14 de febrero lleva su nombre como festejo por la lucha que dio por defender el amor entre el hombre y la mujer que resultaba en el matrimonio, a pesar de las circunstancias, incluso para los soldados.