Camargo

Quieren adueñarse de la secretaría de Bienestar para manejarla a su gusto; no nos dejamos y nos hicieron a un lado: ex-encargados denuncian fallas en el proceso

CAMARGO.- Ángel Flores Armendáriz, César Baca e Itzel de León hablaron este lunes sobre el cambio repentino que se dio dentro de la secretaría del Bienestar y que concluyó con la remoción de su puesto y otros funcionarios de la región.

«Lo sucedido es que es un asunto viciado de origen. A nosotros el 30 de diciembre nos llamaron desde Delicias y nos notificaron que ya no nos presentáramos a trabajar el lunes 3 de enero. Preguntamos el motivo y no nos supieron dar explicación. Quien nos hizo la llamada fue otro servidor de la nación, no alguien por encima de nosotros», explicó Flores Armendáriz.

Destacó que Sergio Alonso Ramos Lechuga, delegado regional de Bienestar nunca contestó los mensajes ni las llamadas que recibió de su parte, ni de ningún otro exfuncionario en su situación, por lo que no conocen de primera fuente qué fue lo que ocurrió.

«Desde ahí nos prendió los focos de alarma. Nosotros decidimos seguir presentándonos a laborar porque seguimos teniendo nuestros ID, seguimos figurando como empleados en la página de transparencia y estamos dados de alta en la plataforma de los servidores de la nación», agregó.

Señaló que las anomalías continuaron, pues Salvador Rodríguez, encargado en Bienestar ahora, presentó a sus reemplazos sin que estos estuvieran dados de alta en las oficinas, sin contar con ID ni formar parte del servidor. Estas personas habrían empezado a manipular documentación que solo puede estar en manos de funcionarios debido a la delicadeza de estos.

«Fuera de la llamada no existe ningún oficio o documento oficial sobre nuestra salida. Nosotros estamos en contacto con la coordinación y compañeros de México que nos dicen que sí seguimos dados de alta. Mandamos oficios a la oficina de Función Pública donde exponemos el caso. Nos han dicho que no hay altas ni bajas y menos por la pandemia», agregó el exfuncionario.

Señalaron que como funcionarios siguen apoyando el movimiento de Andrés Manuel López Obrador, pero no pueden quedarse callados ante la injusticia que esto significa, pues además existen personas que buscan beneficiarse desde dentro del partido en lo local.

«Buscan volver los programas asistencialistas. En Camargo buscan meter las manos y adueñarse de la secretaría de Bienestar para manejarla a su placer y antojo. Ellos sabían que nosotros no nos prestaríamos a esa situación y es que deciden removernos», puntualizó Flores Armendáriz.

Por otro lado, dijo que no se han comunicado con el delegado estatal Juan Carlos Loera de la Rosa, pues han buscado respetar los organigramas y esquemas de participación.

Ellos continuarán presentándose a laborar a las oficinas de Bienestar, pues todavía forman parte del programa. Por último, animó a los compañeros que están en la misma situación a hacer lo mismo.