Editorial

QUARTUS…”Si tuviéramos que defender el agua una vez más, lo haríamos sin pensarlo”…Hoy, la audiencia de los tres detenidos de la Cruz


SIGUEN AHORA LOS TRES DETENIDOS DE LA CRUZ. -Devastados tras un año dos meses de cárcel, con historias simples pero desgarradoras como hacer creer a los hijos pequeños que su padre se encuentra en un castillo y que volverá en breve, la situación de los tres detenidos por la Guardia Nacional aquel trágico 8 de septiembre del 2020 cuando defendían el agua de la presa La Boquilla junto a miles de personas. Las palabras del regidor del Ayuntamiento de La Cruz, hermano y primo de dos de los detenidos, Armando Rivera, son contundentes: “votamos por AMLO con la esperanza de un cambio. Ahora, estamos arrepentidos. El cambio fue para mal”, refirió el pasado 20 de noviembre, luego de la conmemoración del 111 aniversario de la revolución mexicana en La Cruz. El rostro del regidor reflejaba la desesperación y agobio de tres familias como cualquiera en la región. Dueños de pequeños predios y aplicados al trabajo intenso en la agricultura.

 

…NO OBSTANTE, VOLVERIAMOS HA HACERLO. -Sabedor del gravísimo problema que enfrentan; de tener sobre los hombros, literal, todo el peso de la ley. Rayando en el concepto de “presos políticos”, el regidor Rivera afirma a pregunta expresa: “si tuviéramos que volver a la Boquilla para defender el agua, lo haríamos sin pensarlo”. La expresión engloba con claridad el carácter del chihuahuense. Esa actitud que ha destacado en la lucha social del país y que fue la mecha que prendió, precisamente, el movimiento revolucionario hace 111 años. La familia de los tres detenidos quisiera más apoyo, sin embargo, como chihuahuenses bien nacidos, ponderan y agradecen el que se le ha brindado a lo largo de un año y dos meses. En el mismo estilo de vida, señalan tener fe de que la pesadilla está por concluir y que los muchachos quedarán en libertad.

 

EL PACTO Y LA REALIDAD. -Tal y como lo planteamos en este mismo espacio un día después de la entrega de la presa la Boquilla, el pacto firmado por la Gobernadora Maru Campos y el secretario de Gobernación Adán Augusto López Hernández, está cumplido a la mitad. A casi un mes de ese momento, la situación no cambia. Chihuahua cumplió, pero el Gobierno Federal no lo hace aún. De acuerdo con los antecedentes con el proceso de Andrés Valles, todo indica que los tres de la Cruz, continuarán como el líder deliciense, en la cárcel hasta agotar todas las alternativas legales. La expresión de la Gobernador Maru Campos fue en apego al carácter del Chihuahuense y del estado que Gobierna: “los acuerdos se tienen que honrar”, declaró quien aparece como las más comprometida en este complicado escenario.

PERDER O GANAR, LA CONTROVERSIA DEL PODER. -Pareciera que, en esta historia sin final ni futuro, la disyuntiva se ubica en el perder o ganar. Para el Gobierno Federal, los detenidos son un ejemplo para los demás. La escena del pasado en la que cortaba la cabeza a los rijosos y se colocaban en la plaza pública. A lo anterior se suma la decisión de ceder y engrandecer la imagen de la primera gobernadora de Chihuahua que llega con un altísimo nivel de credibilidad. Al final del día y a ras de tierra, lo único se que se quiere es la libertad de los detenidos. Sin duda, esto reduciría sustancialmente la presión del conflicto por el agua y permitiría a la federación continuar con un proceso de depuración con el que la gente común y corriente, estamos totalmente de acuerdo. El riesgo que parece no entender el Gobierno Federal, se ubica precisamente en el ADN de Chihuahua y que refleja la declaración del regidor Armando Rivera: “no obstante estar devastados por el encarcelamiento de mi hermano y primos, si hubiera la necesidad de salir hoy a defender el agua una vez más, lo haríamos sin pensarlo”.